Mi perspectiva de Octava edición

Con novena edición a la vuelta de la esquina, ya podemos echar la vista atrás y mirar que es lo que dejamos atrás en esta octava edición. Hoy os hablo de mi punto de vista.

Octava edición ha sido para muchos la salvación del hobby respecto a séptima: adiós a las alianzas imposibles, adiós a las DeathStar (aunque yo sigo siendo fan), adiós a que GW deje de lado las reglas (presuntamente) y sobre todo adiós a un reglamento tan extenso que no atraía a jugadores nuevos.
Tuvimos que darle la bienvenida a las auras, despliegues rápidos a 9, un nuevo sistema de juego más rápido y que GW hiciera “beta testing” (de nuevo, presuntamente).

Todo ello dio una edición (fuera de los index y las listas que habitaban en ella) muy rica, con gran variedad de listas, bastante rápida y simple. Como decían, fácil de aprender, difícil de masterizar.

La gran mayoría vivió este cambio con cariño (quitando de lado las famosas llamitas), con ansías por algo nuevo y con vitalidad renovada al descubrir una edición nueva. 

Por supuesto no faltaron los lloros de ciertos sectores que son cíclicos: es que mi lista es injugable, es que ahora no puedo hacer esto, es que ahora se han cargado el juego, es que yo me dejo esta mierda. 

En fin, todos sabemos a que me refiero y realmente este sector es fácilmente reconocible una vez que hablas 5 minutos con ellos. Pero eso daría para un libro entero, lo que no será el caso hoy.

Lo que si es el caso, es lo que octava edición supuso para mi, lo que dejé atrás y lo que espero para futuro.

Para mi el inicio de octava edición fue una gran putada: tuve que vender mi ejército de Demonios del Caos por necesidad básicamente. Lo que me llevó a dejar el hobby unos años pero siempre mirando de reojo que es lo que se cocía (incluso sin saber lo que eran las llamas!). Me perdí toda la magia del cambio de edición, donde los theorycrafter (como me considero yo a veces) empiezan a elucubrar maldades para sacar ventaja.

Me perdí el cambio paulatino de “metagame” (dependiendo de si crees en su existencia) y ver evolucionar el juego, dejando cada vez más los index de lado y ver como con los codex la edición iba cogiendo más fuerza.

En definitiva me perdí muchas cosas, tanto buenas como malas. Aún añoro esos años de sexta y séptima donde jugaba a fuego Demonios del Caos y donde por supuesto, mi lista favorita era, la Flying Circus y la DeathStar de perros que llevé en su día al GT de Valencia

Pero todo cambia, sea para bueno o para malo.

Para mi, octava edición empezó hace un año cuando reabrí el blog. Jugué mi primera partida en un torneo (y me corrigieron mil cosas!), me han apalizado otras mil veces y aún ahora estoy aprendiendo trucos nuevos o reglas de “eso se puede hacer?”. Esto me ha llevado a jugar muchísimo menos de lo que yo quisiera, que aparte empezar de cero es lo que tiene, vas juntando hasta poder empezar a hacer tus pinitos sin necesidad de recurrir a la caridad de nadie. 

Pero como digo, es hora de decir adiós al pasado y saludar al futuro. 

Ahora toca vivir lo mismo, pero esta vez SI que estoy dentro. Viviré el como la gente sigue llorando por x o por y. Viviré esas faq que alteran el juego y tocará elucubrar de nuevo. Viviré esos primeros momentos de edición donde no se sabe jugar aún muy bien. En este caso por partida doble, ya que visto lo visto, Culto Genestealer y Drukhari (mis dos ejércitos) serán cambiados drásticamente en su forma de juego y formar listas. 

Tocarán horas de theoryhammer y battlescribe (o la app nueva), tocará ir a los torneos con ese “no se qué que qué se yo” de no ir preparado. Tocará sacar nuevas listas y despedirse de las antiguas con gratos recuerdos (en serio, echo mucho de menos la Flying Circus). 

Sea como sea, esto ahora no me lo perderé. Por fin llego a una edición nueva con algo de tiempo, algo de dinero y sobre todo, con ganas. Me da igual que le hayan (presuntamente) pegado una patada en la boca al Culto Genestealer, seguro que se encuentra otra cosa.
Quizás no sea buena idea seguir sacando artículos de competitivo de octava edición, pero seguramente muchos valdrán para novena.

Mi objetivo para novena edición es bastante claro: aprender la edición, jugar más torneos que antes y ganarlos. Ni más ni menos.
Siempre disfrutando del camino, que aunque a veces sea difícil, eso lo hace mejor.
Así que esa es mi intención: jugar, masterizar y ser mejor jugador. Y el camino a recorrer, aunque difícil, lo plasmaré en este blog, como he intentando hacer los años anteriores.

Sea como sea, nos vemos en novena a la vuelta de la esquina, que casi con lo que se ha filtrado, podríamos jugar ya.

Espero que os haya gustado, si queréis colaborar con nosotros, solo tienes que ponerte en contacto conmigo. También podéis suscribiros a mi canal de Youtube y pasaros por nuestro Facebook a dejar algún comentario. También si quieres ayudar con tus compras en Amazon.